Interpretaciones contemporáneas e ideas de lo sobrenatural en torno a la muerte
 
  Portada
  Índice
  Debate

Vita Brevis en FlipBook

       FlipBook    |    Imprimir Revista

D E B A T E

La Santa Muerte en la vida cotidiana de una familia de la colonia Ajusco
Sergio G. de la Fuente Hernández
Programa de Posgrado en Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México

 

Resumen

En la colonia Ajusco, en el sur de la ciudad de México, se encuentra la Casa Esotérica de los Santos, la cual destaca por los servicios que ofrece, como lectura de veladoras, trabajos para el amor, la salud y el dinero, venta de artículos relacionados con la Santa Muerte y, en especial, por tratarse de un espacio de devoción familiar, en ese lugar dos creyentes de la también llamada Niña Blanca desarrollan la mayor parte de sus actividades, junto con sus hijos. Un aspecto fundamental para comprender este culto son sus devotos, por lo que el objetivo de este artículo consiste en mostrar, a partir de su narrativa, cómo esta pareja ha incorporado a la Santa Muerte en su vida cotidiana de modo que oriente sus acciones y defina su visión del mundo.

Palabras clave: Santa Muerte, Dios, culto, vida cotidiana, prácticas devocionales, altares, percepción de sí, universo sagrado católico.

 

Abstract

The Casa Esotérica de los Santos (Esoteric House of Saints) is located in the Ajusco neighborhood in southern Mexico City. It stands out for the services it offers, such as reading votive candles, spells for love, health, and money, and the sale of items related to Santa Muerte (Saint Death). It especially serves as a space for family devotion, for here two believers in the same tradition, which is also known as the Niña Blanca (White Girl), perform most of their activities, together with their children. A fundamental aspect in the understanding of this veneration are its devotees, so the aim of this article is to show, on the basis of their story, how this couple has incorporated Santa Muerte into their daily lives so that it guides their actions and defines their vision of the world.

Keywords: Santa Muerte, God, veneration, daily life, devotional practices, altars, self-perception, Catholic sacred universe.

 

Presentación

Esta investigación1 se sustenta en el oficio etnográfico, el cual implica un esfuerzo intelectual al que Clifford Geertz llama “descripción densa”, pues se asemeja más a la escritura y posterior interpretación de un texto (Geertz, 1990: 21). Para este autor, la etnografía tiene como objeto de estudio estructuras significativas producidas, percibidas e interpretadas por agentes sociales (ibidem: 22).

Los seres humanos son agentes intencionales cuyas acciones obedecen a razones; por lo tanto, son capaces de explicar, si se les cuestiona, su modo de actuar, así como sus motivos, e incluso mentir. Esto implica una capacidad reflexiva, que no sólo se debe entender como una “autoconciencia”, sino también como “el carácter registrado del fluir corriente de una vida social” (Giddens, 2003: 40). Anthony Giddens entiende que “el registro reflexivo de la actividad es un rasgo permanente de la acción cotidiana” (ibidem: 43); es decir, los actores registran el flujo de sus actividades, así como aspectos sociales y físicos de los contextos en que se desenvuelven, de tal forma que racionalizan sus acciones. Esta racionalización implica una “comprensión teórica” continua sobre los fundamentos de su actividad (idem).

La actividad etnográfica, como apunta Geertz, supone observar las cosas desde el punto de vista del actor; es decir, las descripciones culturales se interesan en las interpretaciones que hacen de su experiencia personas de un grupo específico, porque describen tales interpretaciones, y son antropológicas porque las realizan antropólogos (Geertz, 1990: 28). Es el caso de este documento, donde la parte fundamental es la voz del devoto a la Santa Muerte, pues me interesa la conducta humana como producto del modo en que los seres humanos definen su mundo (Taylor y Bogdan: 1984: 23). En cuanto a este culto, mi objetivo es presentar el punto de vista de los fieles para describir y explicar su realidad, su devoción, tal como ellos la experimentan.

 

La Casa Esotérica de los Santos

En la colonia Ajusco, ubicada en la delegación Coyoacán, en el sur de la ciudad de México, muy cerca del mercado de La Bola, se encuentra la Casa Esotérica de los Santos, propiedad de Carlos y su esposa Youalli. Abre de domingo a viernes de 11 de la mañana a seis de la tarde, y entre sus servicios destacan la lectura de cartas y de veladoras, la venta de artículos relacionados con la Santa Muerte, lociones, velas, inciensos, jabones, limpias, trabajos para el amor, la salud y el dinero. También venden artículos de limpieza. Este espacio se distingue porque en su entrada tiene a una Santa Muerte de tamaño natural, forrada de dólares de juguete. A primera vista parece un altar, pero no es así.

En la Casa Esotérica Carlos y Youalli desarrollan la mayor parte de su vida cotidiana como familia, ya que por el horario de atención pasan más tiempo ahí que en su departamento. Entre ambos atienden tanto la tienda como a sus hijos. El espacio es de seis metros de largo por cuatro de ancho, aproximadamente. La entrada tiene alrededor de tres metros. Al frente hay un pequeño mostrador donde exhiben pequeñas figuras y dijes de la Santa Muerte, escapularios, productos de limpieza e higiene personal. Allí preparan las veladoras y hacen la lectura de las mismas. Sobre unas repisas está la mayoría de las imágenes pequeñas y medianas de la Santa Muerte, así como de la Santísima Trinidad, san Judas Tadeo, san Miguel Arcángel, la Virgen de Guadalupe y Jesús Malverde, además de inciensos, veladoras, aerosoles y polvos para diversos fines –amor, salud, dinero–. En el centro del local tienen unas imágenes de la Santa Muerte en forma de Catrina, aunque con vestidos de colores; casi a la mitad del espacio hay una cortina azul corrediza que emplean para dividir el lugar cuando realizan prácticas de sanación.

Como el negocio es una extensión de su hogar, tienen un televisor, un baño, juguetes, una carriola, un sillón para descansar, cuatro bancos de plástico para ellos y los clientes, una parrilla y utensilios para preparar su comida. El cuidado de los niños y la atención al público se dividen entre Carlos y Youalli; cuando los dos están ocupados los apoya el hijo mayor, quien se encarga de los más pequeños mientras realiza su tarea escolar.

 

Carlos y Youalli, pareja de agentes especializados

Carlos tiene 40 años y está divorciado. Estudió periodismo en la escuela Carlos Septién García, así como fotografía. Es católico porque así se lo inculcaron, aunque no comparte muchos aspectos de esta religión, como la figura de los curas, pues considera que éstos siempre se enriquecen a costa de la fe de la gente. Cree en los santos, pero no les tiene devoción, aunque en ocasiones, según sus necesidades, le pide a la Virgen de Guadalupe, a san Charbel o a san Judas. La primera vez que vio a la Santa Muerte fue en una imagen que su mamá compró tras confundirla con la de otra santidad, de modo que cree en la Flaquita desde hace poco más de 30 años. Fortaleció su devoción al trabajar en una editorial que abordaba distintos temas, entre ellos el esoterismo. Ahí comenzó haciendo reportajes sobre la Santa Muerte, hace ya 16 años. A partir de entonces la integró a su vida cotidiana, al dedicarle más tiempo para escribir sobre ella y recabar experiencias de la gente. Algunos años después se empleó en otra editorial, donde fotografiaba altares de diversas zonas de la ciudad para las revistas Altares de la Santa Muerte y La Santísima, una Religión. Incluso llegó a escribir en ellas, principalmente sobre las vivencias que le compartían los fieles.

 

1 Este trabajo se basa en mi tesis de maestría en estudios políticos y sociales, titulada “La construcción social del culto a la Santa Muerte. Estudio etnográfico en la colonia Ajusco”, México, Programa de Posgrado en Ciencias Políticas y Sociales-UNAM.

   
Página 1 | 2 | 3 | 4 | 5   Siguiente