Interpretaciones contemporáneas e ideas de lo sobrenatural en torno a la muerte
 
  Portada
  Índice
  Debate

Vita Brevis en FlipBook

       FlipBook    |    Imprimir Revista

D E B A T E

Velorios “de la ropa” y “de la foto”. Dos casos de muerte adulta
César Iván Bondar / Tatiana Pamela Olmedo
Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Misiones, Conicet, Argentina

 

Resumen

En este artículo se aborda el contexto de los velorios “de la ropa” y “de la foto” en dos casos de muerte de adultos en Argentina, uno registrado en Posadas, capital de la provincia de Misiones, y el otro en Ituzaingó, localidad de la provincia de Corrientes, con cien kilómetros de distancia entre sí. Se toman como referencia las observaciones directas y entrevistas con informantes clave realizadas entre 2010 y 2014. Las primeras consideraciones permiten dar cuenta de una tipología compleja, más allá de la condición insoslayable del “cuerpo presente”, para consolidar esta práctica funeraria. Ante la ausencia de los restos mortales, los dolientes instrumentan recursos a fin de superar la situación liminal y garantizar la reagregación al nuevo estado, de modo que para la “personificación” se apela a las pertenencias del difunto o a sus fotografías, que asimismo son objetos tributarios en el rito de cuerpo presente.

Palabras clave: velorio, muerte, morir, rito, fotografía, ropa.

 

Abstract

This article explores two different types of wakes: “de la ropa” (memorial service with the deceased’s clothing) versus “de la foto” (memorial service with photos), in two cases of adult deaths in Argentina: one in Posadas, capital of the province of Misiones, and the other about 100 km away in Ituzaingó, a town in the province of Corrientes. The study is based on direct observations and interviews conducted with key informants from 2010 to 2014. Preliminary results suggest a complex typology, beyond the unavoidable condition of “body present,” to consolidate this funerary practice. In the absence of mortal remains, the mourners implement various resources to overcome the liminal situation and to guarantee reaggregation to the new state, in which the “personification” phase is replaced by appealing to the belongings of the deceased or to his/her photos, which are also objects that pay tribute in the rite in which the body is present.

Keywords: wake, death, dying, rite, photography, clothing.

 

En este artículo abordamos los velorios “de la ropa” y de “la foto”, para lo cual se retoman dos casos, uno de ellos en la ciudad de Posadas, capital de la provincia de Misiones, Argentina, y el otro en Ituzaingó, localidad de la provincia de Corrientes, ambas en Argentina y con cien kilómetros de distancia entre sí. El trabajo de campo se realizó entre la población de credo católico entre 2010 y 2014.

Para el tratamiento del tema se llevaron a cabo en profundidad 35 entrevistas con informantes clave, y se trabajó sobre la base de tópicos conversacionales e instrumentando la entrevista etnográfica, considerando que “los universos culturales […] son por definición metodológica desconocidos de antemano por el investigador” (Guber, 1991: 313). En los casos en que se citan fragmentos de entrevistas, se consignan el género y la edad del informante, así como el lugar y el año en que se recopilaron.

Las entrevistas con diferentes grados de participación se hicieron básicamente en los domicilios de los informantes. A éstas se les anexaron diarios y notas de campo, así como análisis de fuentes secundarias. Las conjeturas expuestas en este texto forman parte de un proyecto más amplio que aborda las prácticas, creencias y representaciones sobre la muerte y el morir en el noreste argentino y el sur de la región oriental de Paraguay.

Las particularidades lingüísticas de la población bajo estudio habilitan la utilización de algunos términos en lengua guaraní. Por eso, retomando los aportes de González Torres (2012) para la referencia a ciudades, pueblos o lugares, se conserva la forma tradicional de escritura de la misma. Para las palabras que no identifiquen lugares, ciudades, pueblos o no sean citas textuales, se adopta la grafía establecida en el Primer Congreso de la Lengua Guaraní-Tupí realizado en Montevideo, Uruguay, en 1950. De allí data un alfabeto de acuerdo con la fonética internacional.

 

Velorios

Señalamos que todas las sociedades humanas han ideado formas diferenciales de despedir y cuidar a los difuntos, y el velorio resulta una de estas alternativas. Como rito de paso, en términos de Van Gennep (1986), implica diversas etapas, y si pensamos en Geertz (1995) y Bordelois (2006) podríamos hablar de encadenados de estados anímicos y pasionales, aunque para nada homogéneos y generalizables.

La práctica de los velorios o velatorios remite a la idea de reuniones –o fiestas–. Esta primera significación implica “estar en vela” y hacer compañía a los invitados en tertulias festivas destinadas a la faena, celebraciones por el nacimiento, aniversarios y diversos acontecimientos en la vida social de la comunidad o la familia. En el orden de los ritos funerarios, por lo general el velorio involucra acompañar al cuerpo del difunto.

Nicolaÿ expresa que el suceso del velorio se pierde en la espesura de la historia de las creencias y reseña que los griegos, cuando experimentaban una defunción, exponían el cadáver en la puerta de sus viviendas: “Si el rostro del muerto era demasiado lívido, le ponían colorete en las mejillas, y si estaba descompuesto, lo tapaban con un velo. Junto a él había un jarro lleno de agua lustral con la que se rociaba a los que asistían al entierro. Estas aspersiones se hacían con una rama de olivo” (Nicolaÿ, 1904: 124). Agrega que, en el caso de los romanos, el cadáver se exponía durante una semana en el atrio: “El entierro era anunciado por heraldos que iban al frente del cortejo con los flautistas y las plañideras […] el muerto, tendido en una ‘cama de respeto’, era conducido al Foro” (ibidem: 130), dándole el último adiós con oraciones previas a la cremación.

Las versiones más reconocidas sobre el origen del velatorio lo asocian con la catalepsia/catatonia, así como con el temor de ser sepultado vivo. Su origen se suele identificar en la Edad Media, debido a los continuos envenenamientos que sufría la población por el uso de utensilios de estaño, como platos y vasos que al contacto con alimentos como el tomate, o bebidas como el whisky o la cerveza, provocaban un estado de catalepsia. En respuesta a este dilema, los cuerpos se colocaban sobre una mesa durante varios días, ya fuera para velar por su recuperación o bien para confirmar su deceso.

Otras afirmaciones se contraponen a esta hipótesis del envenenamiento, pero reafirman el temor a la catatonia; señalan que los orígenes del velorio se remontarían a la costumbre del judaísmo, que establecía dejar el sepulcro abierto durante tres días. Durante este tiempo los familiares visitaban al difunto y le rendían tributos, en muchos casos aguardando su retorno a la vida (“Los orígenes…”, 2009).

Empero, en la actualidad resultaría una conjetura falaz asociar la vigencia de los velorios con el temor catatónico. Por eso creemos oportuno reseñar algunas de las consideraciones generales que se han expresado sobre el velorio/velatorio desde las ciencias sociales. Consideramos que, más allá de la significación y eficacia social y simbólica del velorio trabajada ampliamente por los aportes de Van Gennep (1986), es otra la problemática a la que se asigna una gran relevancia analítica y reflexiva, a saber: la del cuerpo significante (Citro, 2009) o la del cuerpo como signo (Finol, 2009).

Finol y Montilla (2010) exponen que en el rito del velorio convergen las actitudes y las creencias que los sujetos desarrollan en planos de las relaciones sociales; de este modo, las dimensiones social y familiar entran en juego en la puesta en escena de los velorios y reubican a los sujetos –vivos o muertos– en esquemas de acciónsignificación diferenciales a las desarrolladas en forma cotidiana, pero se encuentran íntimamente ligadas. Esta postura en torno a los velorios como integradores de partes de la cultura y condensados donde confluyen el cosmos de los vivos y de los muertos, irrumpiendo en una “thanato-imagen” que busca afianzar una continuidad, se encuentra trabajada en los aportes de Geertz (1995) sobre el funeral en Bali.

 

   
Página 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6   Siguiente